miércoles, 19 de junio de 2013

Cupcakes pintados a mano 


Solo puedo decir una cosa y es que no entiendo! no entiendoooooo! como no me obsesioné antes con toda esta locura! porque sí, lo sé, es una locura, son tan bonitas las cosas que se pueden hacer con la repostería creativa, que es sencillamente de locos tener que comerselas después, pero es que claro... están tan buenaaaaas!

Bueno pues estos son unos cupcakes de cereza y dulce de leche, la receta la tienes AQUÍ

Para decorar hace falta fondant blanco y colorantes comestibles en gel, nisiquiera te plantees en probar con los líquidos típicos de los supermercados, esos no sirven. Te hará falta también una paleta como las de los niños para la acuarela, pero la que debes usar es la que venden específicamente para repostería.  Y por último pinceles muy finitos (para repostería) y un poquitín de agua o vodka.

Y listo ya tienes los ingredientes necesarios.

Vestimos los muffins con fondant, en este caso de color blanco.

Y ahora lo primero será pensar que colores son los que vas a usar, pones un poquitín de cada uno de ellos en la paleta y les añades unas gotitas de agua o vodka para poder diluirlo y crear el efecto acuarela. Empezarás delineando por fuera el dibujo que has decidido hacer y luego con la pintura un poco más diluida irás pintando de afuera hacia adentro.

Espero que te haya gustado! 

Chao!

1 comentario:

  1. Truco! si usas rodillos texturizadores, te facilita luego el pintarlos ;)

    ResponderEliminar